jueves, 23 de marzo de 2017

Tarta a los tres chocolates con crujiente de almendras

-¿Por qué yo? -le preguntó Claire semanas mas tarde.
-¿Y por qué cualquier otra mujer? ¿Por qué las personas se juntan con otras personas?
Deseo, compañía, costumbre, azar. Todas esas respuestas se deslizaron por la mente de Claire, pero no respondió.
(La maestra de piano. Janice Y.K. Lee)

Blog Dit i Fet

Desde hace muchos años (pero muchos) soy la encargada de preparar el postre para la comida de los domingos. No hace falta que sea una fecha especial para celebrar que nos juntamos todos a comer, cualquier excusa es buena. Somos (como bromea mi padre) una auténtica familia mediterránea, es decir: numerosa, ruidosa, expresiva y muy unida. ¿Hay algo mejor que reunirse alrededor de una mesa llena de comida? Creo que no, y por eso las reuniones familiares de los domingos en casa de mis padres son una verdadera fiesta.

Mi tarea no es sencilla, pues después de tantos fines de semana llevando un postre diferente, me tengo que estrujar los sesos para encontrar un dulce que esté a la altura de las circunstancias. Si alguna vez no acierto tanto sé que todo el mundo estará dispuesto a darme generosamente su opinión sobre los fallos que he cometido, sobre si estaba mejor mi elección de la semana anterior o sobre qué cambios puedo introducir la próxima vez que repita esa receta para que me salga redonda. Opinar, opinan todos, hasta mis sobrino de 4 años que como es un goloso, es uno de mis más fieles fans, sobre todo si he usado su ingrediente preferido: el chocolate. Me parto de risa cuando me da su aprobado con la boca llena de tarta o arruga la nariz y me dice qué es lo que no le ha gustado.

Con lo que os he contado, si os digo que esta Tarta a los tres chocolates con crujiente de almendra consiguió el unánime aplauso de todos es porque vale la pena hacerla. Eso sí, preparadla el día anterior, el enfriado es la clave para que cuaje bien y no se desmorone al sacarla del molde. Así que ya lo sabéis, celebrad de cualquier acontecimiento, por pequeño que sea :))

Blog Dit i Fet

TARTA A LOS TRES CHOCOLATES CON CRUJIENTE DE ALMENDRAS

Ingredientes:

- 80 g de galletas (tipo digestive)
- 20 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 690 g de nata
- 690 g de leche entera
- 3 sobres de cuajada en polvo
- 200 g de chocolate blanco en trozos pequeños
- 50 g de crocanti de almendra
- 200 g de chocolate con leche en trozos pequeños
- 200 g de chocolate fondant (mínimo 50% de cacao) en trozos pequeños
- 50 g de bolitas de chocolate en tres sabores

Preparación en Thermomix:

Ponemos en el vaso las galletas y trituramos 5 seg/vel 5. Bajamos las galletas hacia el fondo del vaso con ayuda de la espátula. Añadimos la mantequilla y mezclamos 1 min/50º/vel 3. Vertemos la mezcla en un molde desmontable de 20 cm de diámetro. La extendemos y la presionamos para que quede compacta. Reservamos y lavamos el vaso. Ponemos en el vaso la nata, la leche y la cuajada. Programamos 5 min/90º/vel 4. Retiramos a una jarra o bol grande.

Ponemos en el vaso 100 g de chocolate blanco y 230 g de la mezcla de reservada y programamos 4 min/90º/vel 3. Vertemos la mezcla en el molde, sobre una cuchara para que al caer no rompa la capa de galletas. Espolvoreamos la superficie  con 1 cucharada de crocanti de almendras (10 g) y reservamos en el congelador 10 minutos.

Repetimos esta misma operación para ir haciendo capas. La segunda se hace igual usando 100 g de chocolate con leche. La tercera usando 100 g de chocolate fondant. Después volvemos a repetir de nuevo para hacer otra capa de chocolate blanco, chocolate con leche y chocolate fondant. Y entre ellas siempre espolvoreamos 10 g de crocanti de almendras y guardamos 10 minutos en el congelador.

Cuando hayamos terminado con todas las capas, dejamos reposar en la nevera un mínimo de 4 horas, mejor si es toda la noche. Desmoldamos, decoramos con las bolitas de chocolate y servimos.


martes, 21 de marzo de 2017

Buñuelos de kale y gorgonzola

"Veinte minutos más tarde Alan Keller vio a Indiana cruzar la calle con el pelo recogido en una cola, bata y zuecos, y el golpe de emoción lo dejó clavado en la silla. Le pareció mucho más hermosa de lo que recordaba, sonrosada, luminosa, un soplo prematuro de la primavera." 
(Ripper. Isabel Allende)


Sí, sí, estamos ya en primavera pero el tiempo todavía no acompaña del todo. Hoy hace calor y salimos de casa sin chaqueta y mañana igual tendremos que volver a ponernos botas y sacar los paraguas. A mí me fastidia porque este baile de temperaturas me obliga a tener a mano ropa de toda clase, y cuando me visto por la mañana no se si estaré escogiendo las prendas adecuadas. Menos mal que con la comida es más fácil acertar, y aunque es cierto que hay platos que son más invernales y otros son para el verano, no pasa nada si nos tomamos un helado en invierno o preparamos un plato de cuchara para la estación calurosa. Si está rico, nadie protestará.

Un ingrediente que me gusta mucho, que hasta hace relativamente poco desconocía y que ahora ha pasado a formar parte de mi despensa es el kale, una clase de col rizada que descubrí visitando blogs extranjeros y al que se atribuyen un gran número de propiedades, como un alto contenido en vitamina C y también en proteínas, calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc, además de poquísimas calorías. Total que por todo ello está dentro de la categoría de "superalimentos" (me encanta esta denominación). Seguro que habéis visto alguna receta de batido verde para el desayuno que lo incluye. Yo lo he probado y realmente está muy bueno, aunque mis hijos me dijeran (arrugando la nariz) que no entendían cómo podía tomarme "eso" a primera hora de la mañana...

Hay infinitas formas de prepararlo, crudo o cocido, y os aseguro que de cualquiera de ellas está riquísimo. Hoy os propongo usarlo para hacer en unos sabrosos buñuelos con gorgonzola. Este queso tiene un sabor muy intenso y combina perfectamente con este vegetal. Como todos los fritos, os aconsejo servirlos calientes, justo después de freírlos...ya veréis como os gustarán tanto que los haréis en cualquier estación del año :)

Por cierto, si os interesa ver el paso a paso de esta receta podéis encontrarlo en el instagram de Recetags. La presentación es de lo más original!




Buñuelos de kale y gorgonzola

Ingredientes:

- 80 g de kale (sin los tallos gruesos)
- 25 g cebolla
- 1 diente de ajo
- 30 g aceite de oliva
- 2 huevos
- 100 g de harina
- 1 cdita levadura química
- 1 pellizco pimienta molida
- 1/2 cdita sal
- 100 g leche
- 100 g queso gorgonzola
- Aceite para freír

Preparación:

Picamos el kale, el ajo y la cebolla. En un sartén, sofreímos la cebolla y el ajo en aceite. Cuando estén dorados, añadimos el kale y rehogamos todo junto. Reservamos en un bol. Batimos los huevos con la leche, la harina, la levadura, la sal, la pimienta y el gorgonzola. Vertemos sobre el kale reservado y removemos.

Calentamos aceite y, cuando esté caliente, vamos echando cucharadas de la mezcla. Doramos por ambos lados. A medida que vayamos sacando los buñuelos, los ponemos sobre un plato cubierto de papel de cocina, para que escurra el aceite sobrante. Servimos inmediatamente, mientras estén calientes.