martes, 18 de abril de 2017

Tarta de Queso La Viña, un placer para los sentidos


“El tiempo tiene su propia manera de hacer que cambiemos nuestros puntos de vista acerca de muchas cosas" 
(La Casa de Riverton. Kate Morton)

Blog Dit i Fet

¿Quién dijo que las mejores cosas son las más difíciles? Me he dado cuenta de que lo que realmente vale la pena es lo sencillo y, en apariencia, menos llamativo. Si aplico esta idea a las tartas de queso (si, habéis leído bien) también se cumple...la de veces que me he complicado la vida con una difícil receta de nombre imposible y el resultado no ha sido el esperado. Por eso hoy os traigo esta tarta de queso La Viña, la mejor especialidad de este bar de San Sebastián, que os sorprenderá por su rico resultado y su fácil preparación.

He podido descubrir esta deliciosa tarta gracias a una colaboración con Recetags, y os aseguro que no será la última vez que la prepare...¡a pesar de ser una bomba! Lo confieso, el queso es una de mis debilidades, y si no echad un vistazo a la colección de recetas que podéis encontrar en Dit i Fet con este ingrediente, ya me diréis con cuál de todas os quedáis ;)

¡Aprende a hacer la famosa tarta "La Viña"!


jueves, 13 de abril de 2017

Buñuelos de viento (y un truco para no morir en el intento)


"En ocasiones, Claire había tenido la sensación de que podía convertirse en otra persona. Lo notaba en su fuero interno, cuando alguien hacía algún comentario durante la cena y a ella se le ocurría la perfecta réplica mordaz, o incluso subida de tono, y abría la boca y sus pulmones tomaban aire para soltar la palabra, aunque estas nunca acababan de salir. Entonces se tragaba su idea, y la persona en la que podía haberse convertido se sumergía de nuevo, hundida por el peso de la Claire reconocible para el mundo. También lo notaba cuando sostenía una copa en un cóctel y de repente sentía la necesidad de aplastarla con la mano. Jamás lo hizo. Esa persona oculta se había hinchado y deshinchado con tanta frecuencia que su elasticidad iba disminuyendo con el tiempo"
(La maestra de piano. Janice Y.K. Lee)

Blog Dit i Fet

Siempre digo que no se me dan bien las masas fritas, y es porque me da mucha pereza hacerlas, aunque me encanta comerlas. En Ibiza, lo típico es preparar buñuelos anisados o de patata, así que esta es la primera vez que hago buñuelos de viento y lo cierto es que hacen honor a su nombre, pues se hinchan muchisimo al freirlos. Si no queréis hacer unos buñuelos que no os quepan en la boca, os recomiendo usar las cucharas más pequeñas que tengáis para darles forma, yo los hice con las de café y las bolitas de masa que ponía en el aceite hirviendo no eran mayores que una cereza.

El origen de los buñuelos se remonta al siglo X, cuando los judíos sefardíes, para celebrar la Janucá, preparaban con harina de trigo unos bollos fritos que llamaban bimuelos y que con el tiempo se introdujeron en la tradición cristiana, en parte por la proximidad de la celebración de Todos los Santos con la Janucá.

Blog Dit i Fet

Reconozco que dar a la masa forma redondeada para hacer los buñuelos es una tarea que requiere estar en un estado elevado de paz mental, pues es muy engorrosa. Los primeros buñuelos que eché en el aceite tenían cualquier forma menos redondeada y tuve que hacer varios intentos antes de dar con la manera de conseguir rozar la perfección, os la cuento al explicar la receta.

También es importante mantener la temperatura del aceite, pues está poco caliente la masa no flota sino que cae al fondo de del cazo y puede pegarse, pero si está demasiado caliente se forma una envoltura seca alrededor del buñuelo que impide que éste crezca. Si queréis podéis rellenarlos de crema, trufa o nata, para ello realizad una pequeña abertura en la base e introducid el relleno con una manga pastelera con boquilla pequeña. Os aseguro que están tan buenos que basta pasarlos por azúcar ;)

Blog Dit i Fet

Blog Dit i Fet

Buñuelos de viento

Ingredientes:

- 170 g de harina de repostería
- 1/2 cucharadita de levadura química
- 250 g de agua
- 50 g de mantequilla
- 1 pellizco de sal
- 1 cucharadita de azúcar
- 4 huevos
- Aceite de oliva o de girasol para freír
- Azúcar para rebozar.

Preparación: 

Tamizamos juntas la harina y la levadura. Ponemos un cazo al fuego con el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar. Cuando hierva, añadimos de golpe la harina. Bajamos el fuego y removemos con una cuchara de madera hasta obtener una masa que se despegue de las paredes.

Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Añadimos los huevos de uno en uno batiendo con unas varillas eléctricas, no agregando el siguiente hasta que el anterior no esté bien integrado en la masa. Obtendremos una masa lisa, brillante y homogénea que dejaremos reposar una media hora en la nevera.

Calentamos aceite en una sartén honda y con dos cucharitas de café (porque la masa crece mucho) vamos formando bolitas que iremos friendo hasta que estén bien doradas. A medida que los buñuelos estén hechos los iremos depositando sobre un plato recubierto con papel cocina, para que absorba el aceite sobrante. Los rebozamos en azúcar y los servimos inmediatamente.

*** Freír los buñuelos es la parte más engorrosa para que queden de forma redondeada. Para facilitar la tarea, sumerjo las cucharitas en un vaso con aceite antes de dar forma a cada buñuelo, así la masa no se pega.

Blog Dit i Fet